CHILPANCINGO, Gro., 11 de marzo de 2019.- El alcalde capitalino Antonio Gaspar Beltrán anunció una campaña para ubicar tomas de agua clandestinas, pues aseguró que “también hay huachicol en el agua”, e informó que se estima que existen al menos 10 mil de estas.

En entrevista sobre los dos bloqueos registrados desde temprano por la falta del servicio, el alcalde anticipó que habrá muchos más, por lo que pidió a la población sensibilizarse y saldar sus cuentas, pues se requiere pagar a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para poder tener bombeo las 24 horas del día.

Indicó que en Chilpancingo hay 42 mil tomas domiciliarias y que ya se logró que 18 mil de ellas se regularicen con su pago, por lo que se pudo abonar 4 millones a la CFE y se evitó el corte de luz, como el que ocurrió en Acapulco.

El presidente municipal estimó que si se regularizan las tomas clandestinas, el padrón de beneficiarios incrementará a 50 mil, y si la mitad de estos pagan, la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Chilpancingo (Capach) sería autosuficiente y tendría la calidad moral para cobrar a los morosos. “Agua hay, lo que no hay es lana para pagarle a la CFE”, expresó.

Gaspar Beltrán indicó que no ha interpuesto alguna denuncia por las irregularidades encontradas porque no le corresponde juzgar, pero comunicó que ya solicitó a la Auditoría Superior del Estado (ASE) que haga una revisión.