CIUDAD DE MÉXICO, 26 de noviembre de 2020.- Andrés Manuel López Obrador se encamina a ser el primer presidente de México sin fuero, luego de que el Pleno del Senado de la República aprobara, por mayoría calificada, la reforma constitucional para que el mandatario pueda ser imputado y juzgado no sólo por traición a la patria, sino por hechos de corrupción, delitos electorales y todos aquellos por los que podría ser enjuiciado cualquier ciudadano común.

Tras ser aprobado en una votación diferente el voto particular del senador José Alejandro Peña Villa, del grupo parlamentario de Morena, la Mesa Directiva del Senado de la República turnó a los Congresos locales el dictamen para desaforar al Primer Mandatario.

El proyecto de decreto para ampliar el catálogo de delitos por los que puede ser juzgado el titular del Ejecutivo federal, reforma los artículos 108 y 111 de la Constitución Política, en materia de fuero, y fue avalado, en lo general y lo particular, por las dos terceras partes de los legisladores presentes en el pleno: 89 votos a favor y 23 en contra.

En un día histórico en el Congreso mexicano, el titular del Ejecutivo Federal sólo podrá ser acusado ante la Cámara de Senadores en los términos del artículo 110 constitucional y, en dicho proceso, la Cámara Alta resolverá con base en la legislación penal aplicable.

En registro de votación, el senador del PRI, Jorge Carlos Ramírez Marín votó en contra, al igual que el senador sin partido Emilio Álvarez Icaza, así como la senadora del PT, Nancy de la Sierra Arámburo; el grupo parlamentario del PAN cumplió su advertencia de que como oposición no acompañaría la aprobación del dictamen.

Aquí la nota.