Honestidad y patriotismo republicano

María Luisa Albores González, que será a partir del 1 de diciembre titular de la Secretaria del Bienestar, instancia federal que sustituirá a la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), creada ésta en 1992 por el entonces presidente de la República, Carlos Salinas de Gortari, para proyectar políticamente a su malogrado “delfín” Luis Donaldo Colosio, desmintió los rumores de que René Bejarano sería su subalterno.

Enseguida, el ex-secretario particular de Andrés Manuel López Obrador cuando el tabasqueño  fuera Jefe de Gobierno del Distrito Federal, y que tiene fama pública de corrupto, declaró que no participa en los trabajos preparativos de la Secretaría del Bienestar.

Pero no dijo si participará o no lo hará en alguna otra dependencia del próximo gobierno federal.

Como recordarán ustedes, este señor, y otros más, entonces destacados perredistas, fueron filmados recibiendo miles de dólares del empresario de la construcción Carlos Ahumada, supuestamente como pago por “favores políticos”. El diputado federal panista Federico Döring lo llevó al noticiario de Televisa “El mañanero”, quien hizo público el video el 3 de marzo de 2004.

En el video se ve claramente cómo René Bejarano recibe de Carlos Ahumada varios fajos de billetes verdes-dólares- y le pide al corruptor ligas para sujetarlos. Desde entonces le llaman “El señor de las ligas”.

Estuvo preso sólo ocho meses, a pesar de que Ahumada declaró que le entregó en total ocho millones de pesos. El 7 de julio de 2005 pagó una fianza de 39 mil ochocientos pesos y entre la algarabía de sus seguidores recuperó la libertad.

Bejarano se reintegró al equipo de AMLO, sin tener alguna función oficial en el partido o en la coordinación de campaña.

Nunca se supo qué hicieron Bejarano y los otros lópezobradoristas con los millones de pesos – en dólares- que recibieron de Carlos Ahumada.

René Bejarano, cuando lo filmaron recibiendo los fajos de billetes, era el coordinador de la bancada perredista de la Asamblea de Representantes del D.F.

Declaró que el dinero era para la campaña como delegada de la perredista Leticia Robles. Ésta lo negó y Bejarano optó por el prudente silencio total.

Salió libre. Lleva trece años disfrutando de una libertad quizá no merecida. Su esposa, Dolores Padierna, sigue públicamente activa en el lopezobradorismo. Es, René Bejarano el prototipo del “pejezombie”. Políticamente, es un “muerto revivido”. Está pero no está en la política.

No es una difamación señalarlo como corrupto. Millones de mexicanos vimos el video en donde recibe el dinero, ¿Qué hizo con los ocho millones de pesos que según Carlos Ahumada le entregó? Ese es un misterio, como los muchos millones de pesos que recibieron del empresario de origen argentino los otros perredistas filmados y exhibidos en la televisión.

Lo importante es que gente como ésta quede al margen del equipo del presidente Andrés Manuel López Obrador. El político tabasqueño ofreció honestidad y patriotismo republicano de corte juarista, y debe cumplirle a la masa electoral.