CIUDAD DE MÉXICO, 14 de mayo de 2017.- Luego de que siete periodistas de medios locales, nacionales e internacionales, entre ellos Jorge Martínez de Quadratín Guerrero, fueron retenidos, agredidos y despojados de sus pertenencias por 100 civiles armados en el norte del estado, el gremio periodístico se solidarizó con las víctimas y condenó los hechos.

A través de un comunicado afirmó que “en un país como México, donde los asesinatos, desapariciones forzadas y demás agresiones a periodistas no son investigados y quedan en la más malsana impunidad, puede ocurrir todo, y obvio, propiciar más y más agresiones como la ocurrida en contra de siete colegas en la zona norte del sureño estado de Guerrero”.

Los comunicadores fueron interceptados la tarde de este sábado en un retén instalado en la carretera Iguala-Ciudad Altamirano, por el municipio de Acapetlahuaya, en la zona Norte, por unos 100 hombres armados y encapuchados y visiblemente drogados que los despojaron de sus equipos de trabajo y pertenencias.

Sergio Ocampo y Jair Cabrera, corresponsal de La Jornada en Guerrero y reportero gráfico de esa casa editorial, respectivamente; Hans Máximo Musielik, de Vice News; Pablo Pérez García, de Hispano Post; Jorge Martínez, de la agencia Quadratín; Ángel Galeana, de Imagen TV, y Alejandro Ortiz, del diario Bajo Palabra, fueron retenidos por espacio de 15 minutos.

Los pistoleros, presuntamente pertenecientes a la organización delictiva La Familia Michoacana, despojaron a los reporteros de sus pertenencias, equipos de cómputo, cámaras fotográficas y de video, teléfonos celulares, dinero en efectivo, así como una camioneta Patriot (propiedad de Sergio Ocampo), todo valuado en cerca de un millón de pesos.

La nota aquí.