ACAPULCO, Gro., 15 de diciembre de 2018.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) llevó a cabo la incineración de 7 mil 500 huevos de tortuga, que fueron asegurados el 7 de diciembre, como resultado de un rondín de vigilancia de la Policía del Estado.

De acuerdo con un boletín, en seguimiento a la carpeta de investigación instaurada por la Procuraduría General de la República (PGR), por el delito contra el ambiente y la gestión ambiental, consistente en la posesión de 7 mil 500 huevos de tortuga por parte de una mujer, sobre la carretera Acapulco-Pinotepa Nacional, se procedió a la destrucción del producto.

Por el tiempo de exposición (más de cuatro horas) fuera del nido, biológicamente, los huevos ya nos son viables para su trasplante y continuación del proceso de incubación, el Ministerio Público Federal (MPF) con base en el dictamen emitido por esta Procuraduría, determinó la destrucción de estos.

En este sentido, al encontrarse el producto bajo el resguardo de la Profepa, se procedió a la incineración de los 113 huevos de tortuga Laúd (Dermochelys coriacea) y 7 mil 387 de la especie Golfina (Lepidochelys olivacea), en el horno incinerador del Aeropuerto Internacional General Juan N. Álvarez en Acapulco, con la finalidad de evitar riesgos en la salud pública, mandató la autoridad judicial.

En cuanto a la mujer que cometió el delito, seguirá su proceso ante la PGR, en cuyo caso, puede alcanzar una penalidad que va de los dos a los nueve años de prisión.

Esta autoridad ambiental estará atenta para coadyuvar con la PGR en el desarrollo del proceso instaurado.

La Profepa reitera un llamado a la población a no adquirir ejemplares, productos y subproductos de vida silvestre de manera ilegal, sin la documentación adecuada que acredite su legal procedencia, y que además no provenga de un aprovechamiento sustentable, en caso de estar permitido por la ley.