CIUDAD DE MÉXICO, 22 de julio de 2017.- Este sábado se decide si el ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, es procesado por los delitos de delincuencia organizada y lavado de dinero.

Minutos antes de las 10 horas, el convoy blindado de la Policía Federal ingresó al edificio de Juzgados federales del Reclusorio Norte para la audiencia del ex mandatario veracruzano, pero fue hasta 10:45 horas que inició.

Los fiscales de Procuraduría General de la República (PGR) y la defensa de Duarte presentarán sus pruebas ante el juez, en una jornada que se espera se prolongue por más de ocho horas.

Ahí, tendrán que exponer los indicios que tienen para considerar que Duarte de Ochoa habría desviado más de 400 millones de pesos de recursos públicos a través de empresas fantasma y prestanombres.

En contraparte, su defensa, encabezada por el abogado Marco Antonio del Toro, presentará sus propias pruebas para convencer al juez de que es injustificado abrir un juicio. En consecuencia, buscará que se ordene la libertad de su cliente.

La continuación de la audiencia inicial comenzará, en su caso, con el desahogo de los medios de prueba que el imputado hubiese ofrecido o presentado en la misma.

Desahogada la prueba, si la hubo, se le concederá la palabra en primer término al Ministerio Público y luego al imputado. Agotado el debate, el Juez resolverá sobre la vinculación o no del imputado a proceso.

En casos de extrema complejidad, el Juez de control podrá decretar un receso que no podrá exceder de dos horas, antes de resolver sobre la situación jurídica del imputado.

Más información aquí.