CIUDAD DE MÉXICO, 10 de abril de 2019.- Ante un entorno económico global que presenta riesgos internos y externos de mediano plazo, el Banco de México (Banxico) mantendrá una estrategia macroeconómica sólida, prudente y en sus diferentes componentes, que tienen que ver con una postura monetaria encauzada y buscando conservar una inflación baja y establece.

Respecto a las condiciones macroeconómicas, el gobernador del banco central de México, Alejandro Díaz de León Carrillo, advirtió elementos que pueden afectar la capacidad de crecimiento en el país e inclusive el proceso de formación de precios: inseguridad, impunidad y corrupción.

En reunión ordinaria de trabajo de la Comisión de Hacienda y Crédito Público en el Senado de la República, en la que comparece el Gobernador del Banxico, aseguró que buscarán mantener tanto las finanzas públicas sólidas e instituciones sanas y capaces de resistir volatilidad y choques.

“Estos elementos son fundamentales y se necesitan complementar con elementos que puedan propiciar confianza, certidumbre, mayor productividad y que son claves para acelerar el ritmo de crecimiento en la economía”, puntualizó.

Entre los elementos necesarios para lograr esto, Díaz de León subrayó que es necesario proveer certeza jurídica y adopción de nuevas tecnologías, así como promover flujos de inversión y competencia económica. En la parte financiera y de pagos, en primer lugar, el Gobernador de Banxico destacó una serie de medidas en promoción de los intereses de los usuarios en el sistema financiero.

“Queremos y hemos estado promoviendo medidas adicionales para mejorar la transparencia y la información, la competencia y también la protección y promoción de mejores prácticas”, enfatizó.

Más información aquí.