CIUDAD DE MÉXICO, 18 de marzo de 2020.— Para el gobierno de México, enfrentar la pandemia del nuevo coronavirus Covid 19 desde la trinchera económica, prevé más ajustes en la austeridad republicana, pero se descarta aumentar impuestos.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, informó que sostuvo una reunión con miembros de su gabinete para analizar el contexto en que se encuentra la situación financiera del país.

“Esta crisis económica y financiera se origina por el coronavirus y también por la caída en el precio del petróleo, pensamos que se va a controlar porque está interviniendo el gobierno de los Estados Unidos con 50 mil millones de dólares y van a hacer todo por estabilizarla”, dijo en la conferencia matutina de este miércoles en Palacio Nacional.

“No le conviene a nadie que haya recesión mundial, que haya crisis económica y a nosotros nos ayuda eso porque no es una crisis originada en México, y es una crisis de grandes dimensiones que sólo las economías fuertes pueden ayudar a paliarla, a resolver sus problemas”, añadió.

Aseguró que desde su administración se hace un plan que tiene dos propósitos: intensificar la austeridad republicana, y no afectar con deuda o impuestos a los ciudadanos.

“A diferencia de crisis anteriores, no se pide al pueblo apretar el cinturón sino que sea el gobierno, más trabajo, más eficiencia, menos derroche, pero que no sea el pueblo el que padezca la crisis”, comentó.

“Lo segundo es que se mantengan los programas de Bienestar y que no se afecte a la población, sin aumentar impuestos, sin endeudar al país y sin aumentar el precio de los combustibles”, añadió.

Sigue la nota aquí.