PACHUCA Hgo., 24 de enero de 2019.- La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) abrió un expediente para investigar posibles omisiones o desatenciones por parte de servidores públicos en la explosión del ducto de Pemex registrada el pasado 18 de enero en el municipio de Tlahuelilpan y que hasta el momento ha dejado 95 muertos, 46 heridos y más de 60 desaparecidos.

De acuerdo con el oficio V2/1838, el director general de la CNDH, José Félix Cerezo Vélez, pidió al secretario de Gobierno, Simón Vargas Aguilar, informar a detalle sobre el tiempo, modo y lugar en que se enteraron de la explosión y proporcionar copia certificada que acredite esta información; además un informe sobre las acciones inmediatas que llevó a cabo el gobierno hidalguense para atender el siniestro.

En el documento fechado un día después de la tragedia, requieren al gobierno Hidalgo informar si alertó al ejecutivo federal o a Pemex sobre los hechos aquel día, y especificar la hora en que los funcionarios estatales acudieron a la comunidad de San Primitivo para atender los hechos y con qué autoridades se coordinaron para la mitigación del incendio.

La CNDH solicitó saber cuál es el Plan de Protección Civil que opera en Hidalgo y si éste se puso en marcha el día de la explosión; además especificar cuál fue la participación de las autoridades estatales en el rescate de personas heridas y fallecidas.

El actuar de la Procuraduría General de Justicia de Hidalgo también ha llamado la atención del organismo nacional que cuestiona sobre el número y el curso de las investigaciones para esclarecer los hechos que desencadenaron la explosión.

La nota completa en Quadratín Hidalgo.