CIUDAD DE MÉXICO, 29 de mayo de 2019.- Para Andrés Manuel López Obrador, el caso del presidente de Altos Hornos de México S.A. (AHMSA) y Emilio Lozoya Austin que investiga la Fiscalía General de la República (FGR) “tiene que ver con la ambición”, y la continuidad de investigaciones del sexenio anterior, “no con venganza”.

El presidente de la República dijo que es un caso al que no le podían dar carpetazo por el dinero público que se involucra, y precisó que fue heredado por la administración de Enrique Peña Nieto, esto, desde Palacio Nacional durante la conferencia mañanera, de la que se suspendió su transmisión por canales oficiales por orden del Instituto Nacional Electoral (INE) en relación a la jornada electoral que se vive en los estados de Puebla, Aguascalientes, Baja California, Durango, Quintana Roo y Tamaulipas.

“Tampoco podíamos cancelar procesos ya iniciados, en este caso se trata de un asunto que fue denunciado desde el gobierno anterior, nosotros desde luego lo conocemos bien, ayer hablamos del tema”, expresó.

Detalló el contexto con el que cuenta del caso: “Fue la compra de una planta de fertilizantes… compra que se convirtió como indican todas las pruebas pero será la autoridad competente la que lo va a decidir, suele pasar así, pero existe la presunta prueba de que se pagó un sobreprecio cuando se privatizó la planta, estaba trabajando hace 20 años, y se paró la planta y casi se volvió chatarra, entonces deciden comprarla como si estuviese la planta en operación y se pagaron cerca de 500 millones de dólares por una planta parada, arrumbada, sin funciones, entonces el que vendió la planta y quienes compraron la planta fueron denunciados en su momento porque hay auditorías y está demostrado que hubo un sobreprecio, muchísimo dinero pagado de más, entonces esto es lo que llegó a la Fiscalía General”.

López Obrador señaló que Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, le informa sobre todos y cada uno de los casos que surgen, y esta no fue la excepción, pues la instrucción que tienen los servidores públicos del Poder Ejecutivo es “no tapar nada, no actuar dando protección o impunidad a nadie”.

Reiteró que la Fiscalía General de la República es una entidad autónoma, y descartó por completo que sea un asunto de venganza personal de Santiago Nieto en contra de Emilio Lozoya.

“No hay persecución política, son hechos, presuntos delitos que se tienen que perseguir y se tienen que castigar en el caso que así lo determinen los jueces, es todo, he dicho que no es mi fuerte la venganza, nunca he visto al señor de Altos Hornos, ni al ex director de Pemex”, indicó.

“Lo que pasa es que nosotros no podíamos voltear la hoja, cerrar los casos, porque en el caso de esta planta además de lo que se destinó del dinero público se autorizó un crédito también de 300, 400 millones de dólares adicionales, estamos hablando de 800 a mil millones de dólares y ahí está ese crédito, esto se autorizó para rehacer la planta y ahora está a punto de terminarse”, afirmó.

Sobre la solicitud de los legisladores que exhortaron al Presidente para que no se afecte a los trabajadores de Altos Hornos, López Obrador comentó que se está analizando la forma para que sigan trabajando mientras se realizan las indagatorias de la FGR.

Más información aquí.