YOBAÍN, Yuc. 12 de enero de 2015.- Conforme a La Jornada y Publímetro, un funcionaro público del estado de Yucatán está siendo investigado por desempeñarse como presunto “líder de una secta apocalíptica que busca enfrentar el fin del mundo”.

 

Se trata de director del Centro de Salud del municipio yucateco de Yobaín, Jesús Leopoldo Magaña, quien el pasado 31 de diciembre decidió resguardarse del fin de los tiempos en la “Iglesia Cristiana Eben-Ezer” junto a 50 miembros del culto.

 

Y es que tal y como reportó La Jornada en su momento con base a informes de la Secretaría de Seguridad Pública municipal, uno de los profetas de Magaña vaticinó que un meteoro caería en las aguas de la playa Santa Clara, “lo que provocaría un tsunami del que sólo se salvarían quienes estuvieran en el templo”.

 

“Los fieles se encerraron y colocaron tablas en puertas y ventanas. Al ver que que no volvían, familiares pidieron la intervención de policías municipales y estatales, pues en la iglesia había 11 menores. Los agentes dialogaron con los representantes de la secta, quienes permitieron que salieran niños y adolescentes”, publicó La Jornada en su momento sobre la odisea de Magaña en Yucatán.

 

De tal suerte, el funcionario, que también es pastor y médico, está denunciado por privación de la libertad y de abuso de confianza, ya que el 31 de diciembre solicitó a sus fieles “retirar todo su dinero de los bancos para poder juntar 100 mil pesos y así comprar víveres; les indicó que se encerraran dentro de la iglesia para esperar la caída del meteorito”.

 

El médico Magaña, quien de momento se encuentra de vacaciones, enfrentará tres acusaciones por separado, ya que tres hombres fueron a buscar a sus esposas e hijos (de los que destaca un recién nacido) mientras “permanecían a salvo del ragnarok en la ‘Iglesia Cristiana Eben-Ezer’”.

 

Leer más en La Jornada y Publímetro