CIUDAD DE MÉXICO, 5 de octubre de 2019.- La minería es incompatible con la sustentabilidad ambiental y  creer que es sinónimo de progreso y desarrollo es irrisorio, afirmó Sol Pérez Jiménez, maestra y candidata a doctora en Geografía Ambiental por la UNAM. 

La especialista refirió que se deben tomar en cuenta sus implicaciones negativas, pues es además una actividad incompatible con la soberanía hídrica del país.

En las comunidades se reportan fuertes impactos negativos por la minería, y a pesar de ello, el marco regulatorio, incluso de derechos humanos, no está a la par de la problemática. 

Por ejemplo, por esta industria hay tala excesiva de vegetación, pérdida de biodiversidad y perturbación del entorno, que van en detrimento del ambiente; en términos sociales, se persigue y criminaliza a dirigentes y defensores ambientales, hay desplazamiento forzoso de comunidades y aumenta la desigualdad y violencia, subrayó. 

En el ámbito económico, hay marginación y se pierden actividades productivas tradicionales, como la agricultura. Todo ello sin contar las afectaciones a la salud de la población debido a la liberación de metales pesados. 

La universitaria expuso que en México hay un aumento constante de los proyectos mineros, y en la última década se ha incrementado el número de conflictos relacionados con el sector, así como el asesinato y persecución de defensores ambientales, muchos de ellos indígenas.

Según datos de la Secretaría de Economía, en 2010 estaban registrados 677 proyectos, y para 2017 ya eran más de mil 500, lo que implica mayor presión para los recursos naturales. “Antes de continuar por ese camino, se debería tomar en cuenta que México atraviesa por la mayor crisis ambiental de su historia. Debemos cuidar los recursos y la soberanía hídrica del país, pues en menos de una década 130 acuíferos pasaron a tener déficit”, alertó. 

En la actualidad “regalamos y contaminamos los recursos o bienes de los que dependen cientos de comunidades indígenas, campesinas y urbanas, para el enriquecimiento de los magnates del país”, dijo.

Bajo aporte a la economía nacional 

Al respecto, Beatriz Olivera, integrante de Fundar, Centro de Análisis e Investigación, detalló que desde 2015 el aporte que hace la minería a las finanzas públicas de México es de menos del uno por ciento; en 2018 contribuyó con 0.56 por ciento de los ingresos que recaudó el Estado. 

“Se dice que esta actividad es palanca de desarrollo nacional, pero la industria extractivas genera 0.66 por ciento del empleo asegurado del país; en 2016 fueron sólo 120 mil puestos, y buena parte de ellos operan bajo outsourcing”.

Sigue la nota aquí.