CHILPANCINGO, Gro., 23 de marzo de 2016.- Alrededor de 200 personas armadas que ingresaron a la ciudad de Chilapa identificándose como policías comunitarios exigieron a la comandancia de la Policía Ministerial que les fueran devueltas armas que les decomisaron en un retén policíaco.

Fuentes de la Policía Ministerial de aquella ciudad indican que los hombres armados llegaron aproximadamente a las 00:30 horas y estuvieron alrededor de una hora y media en la entrada de esa ciudad, sobre el bulevar Eucaria Apreza.

La tensión se vivió cuando los hombres se bajaron de unidades del transporte público, armados, incluso esto provocó que taxistas que se encontraban dentro de su sitio y cerca del mismo se fueran del lugar.

Se informó también que estos hombres después de permanecer en ese lugar se trasladaron a la comandancia de la Policía Ministerial donde pedían su armamento decomisado.

Hasta este momento la Policía Ministerial indica que no saben si estos presuntos comunitarios pertenecen a la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC-PC) del Rincón de Chautla o si bien pudiera ser el mismo grupo armado que irrumpió el año pasado en esa misma ciudad.

El pasado 9 de mayo del 2015 un grupo de hombres acompañados por autoridades comunitarias del sur de ese municipio, ingresaron a Chilapa y tomaron el control de la seguridad. En aquel entonces argumentaban que iban por integrantes del grupo delictivo Los Rojos.

Indicaron que tenían a 30 de sus habitantes secuestrados y que tenían gente en el transporte público de Chilapa trabajando para ellos.

También catearon casas y realizaron rondines de seguridad e incluso por estos hechos destituyeron al entonces secretario de seguridad Job Encarnación Cuenca.

La fuente de la Policía Ministerial informó esta mañana que el grupo armado aún permanecía en la comandancia y que sostendrían una reunión para verificar este hecho.

Agregó que los presuntos comunitarios amenazaron con tomar de nuevo el control de la ciudad si no les era devuelto su armamento.

Esta irrupción se da pese a que en las entradas de Chilapa se encuentran instalados retenes del Ejército además de que hay presencia de la Policía Federal.