CHILPANCINGO, Gro., 24 de octubre de 2016.- Siete colonias del poblado de El Ocotito y tres comunidades con balaceras, la casa de un comandante del Frente Unido por la Seguridad del Estado de Guerrero (FUSDEG) baleada y el cierre de todas las escuelas del valle, fue el saldo de la irrupción de 25 grupos armados a esa zona.

Como informó Quadratín Guerrero, policías comunitarios mantienen un bloqueo sobre la carretera federal México-Acapulco, en Mohoneras, donde se encuentra la base del FUSDEG.

Los tres pueblos atacados fueron San Juan del Reparo, Villa Guerrero y Ocotito, además de que los comunitarios del FUSDEG fueron replegados en Mohoneras y no pueden ingresar a Ocotito donde los grupos que denominan como “supuestos” integrantes de la UPOEG patrullan el poblado que pertenece al municipio de Chilpancingo.

En una reunión en donde participaron promotores, policías del FUSDEG, el comisario de Mohoneras, Ramón Badillo, y ciudadanos, se acordó que no habría clases en todos los pueblos del Valle del Ocotito.

En esta reunión se acusó directamente al dirigente de la UPOEG, Bruno Plácido Valerio, así como a Ernesto Gallardo, Marco Antonio Salgado y a José David Barrientos, de aterrorizar a los pueblos desde las 00:15 horas en el primer ataque en Villa Guerrero.

Indicaron que estas personas tratan de apoderarse de puntos estratégicos para tener el control del trasiego de drogas en la Autopista del Sol.

Uno de los promotores del FUSDEG aseguró que el gobernador Héctor Astudillo Flores ya tenía conocimiento del caso y les pidió que entregaran a dos detenidos por el FUSDEG de Petaquillas que están acusados de asesinato, petición con la que no están de acuerdo.

Un helicóptero de la Policía Estatal sobrevuela la zona y se espera que patrullas de la Policía Estatal incursionen en El Ocotito para tratar de mediar con policías de la UPOEG.