CHILPANCINGO, Gro., 1 de noviembre de 2018.- Jefferson Rodríguez dejó Honduras hace 16 días para buscar una mejor vida, obligado por la violencia, que a su decir, se comienza a ver en su natal Juticalpa, Olancho, y llegó a Guerrero, en donde busca la oportunidad de estudiar Derecho y poder trabajar.

El joven de 21 años salió de Honduras hace 16 días y ha logrado llegar a Guerrero, en donde es apoyado por el Centro de Derechos Humanos Minerva Bello para poder establecerse, pues con la visa humanitaria no les permiten estudiar o trabajar.

En declaraciones a medios de comunicación, el joven hondureño confió en que en Guerrero las cosas mejorarán para él, pues en su municipio las cosas cambiaron desde que llegaron personas de San Pedro Sula y Tegucigalpa.

“Tenía muchos problemas con personas que llegaron, a veces así a personas que estamos en la universidad nos quieren meter en cosas que no queremos”, expresó.

Detalló que recién concluyó el bachillerato por lo cual busca continuar con sus estudios universitarios.

Jefferson Rodríguez logró pasar hacia México en balsa, junto a otro grupo, con ayuda de propios mexicanos, y agradeció que en este país sí haya defensores de derechos humanos, lo cual en su país no existe y “si te metes con el gobierno te desaparecen”.

“Allá no los buscan como aquí que si desaparecen los buscan, allá no, se desaparece y se desaparece, nadie vio nada; casi todos mis amigos de chiquito la mayoría los mataron y desaparecieron, a los jóvenes los desaparecen, nadie puede hacer nada porque con el gobierno nadie puede”, expresó.

Asimismo, denunció que a la caravana hondureña se sumaron personas que no venían y consideró que son enviadas por el mismo gobierno para que generen problemas contra ellos.