ACAPULCO, Gro., 6 de junio de 2016.- Unos 30 jubilados y pensionados del ISSSPEG tomaron las oficinas centrales de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Acapulco (CAPAMA) para exigir que se pague la cuota obrero-patronal que adeuda desde hace seis años al sindicato, por lo que más de 150 trabajadores no han podido retirarse.

Los manifestantes indicaron que a la fecha se deben más de 120 millones de pesos, lo cuales han sido retenidos a los trabajadores del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (SUSPEG), pero no han sido entregados al ISSSPEG, por lo que el pago de pensiones se atrasa o no se hace.

Los adultos mayores pertenecientes al Instituto de Seguridad Social de los Servidores Públicos del Estado de Guerrero (ISSSPEG) aseguraron que no se retirarán de CAPAMA hasta ser atendidos por el alcalde Evodio Velázquez Aguirre o el tesorero Merced Valdovinos Diego.

toma1