ACAPULCO, Gro., 19 de agosto de 2019.- Integrantes del Colectivo Zapata Vive del estado que acudieron a la marcha bajo la consigna No me Cuidan me Violan en Ciudad de México, el pasado viernes, atribuyeron los daños causados en los vehículos en los que viajaban a infiltrados disfrazados de feministas y advirtieron a “los machistas y a quienes” quieren desvirtuar lucha que seguirán participando en las actividades necesarias para visibilizar la violencia contra la mujer.

Mediante un posicionamiento escrito informaron que destruyeron su camioneta y un autobús en el que viajaban 60 integrantes del colectivo y acusaron que el problema “no son solamente los infiltrados disfrazados de feministas (que aún no sabemos quién los mandó). El problema no es la estación de metro dañada ni los edificios destruidos. El problema es generacional, sistémico, sistemático y transversal”.

Señalaron que el sistema gubernamental y económico que está diseñado para que el rico tenga más privilegios que el pobre, para que el fuerte aplaste al débil y para que el hombre por su fuerza física mayor a la mujer, la someta y despoje de sus derechos.

“Como lo hicieron esos policías (acusados de violar a una menor de edad en Ciudad de México) que además de su fuerza física tenían herramientas para matar, proporcionadas por usted, señor gobierno; igual que lo han hecho los militares en nuestras sierras de Guerrero, como lo han hecho todos aquellos que con un poco de poder en sus manos aplastan a las y los débiles de este país”, destaca el texto.

“Ayer gritábamos con todas las fuerzas de nuestras gargantas, el aire en los pulmones y el dolor, la rabia, el coraje y la impotencia en nuestro corazón: ¿por qué nos asesinan, si somos la esperanza de América Latina? Ni del estado, ni de la iglesia, ni del marido, ni del patrón; mi cuerpo es mío, solo mío, y mía la decisión”.

Reprocharon que en Guerrero existe una ausencia del estado que parece burla y ejemplificaron que la que debería ser la oficina de agencia especializada en feminicidios, se usa como bodega en Ometepec, donde además existe Alerta de Género. “Las que debieran ser las funcionarias con decisiones libres sobre cómo erradicar la violencia contra la mujer, ellas mismas son violentadas por sus superiores, supeditadas siempre”. 

“Hemos llevado los juicios de feminicidios y de tortura y graves violaciones a derechos Humanos teniendo que toparnos con la “justicia” burocrática del estado, con los agentes del ministerio público machistas y con las agentes aún no liberadas de las garras de este sistema patriarcal; hemos conseguido, con mucho trabajo, sí, los 40 años de cárcel para los feminicidas pero ni así hemos podido regresarles la vida a las mujeres que dejaron hijos sin tener pecho que les dé de comer ni madres que les eduquen a ser personas de bien, solo porque  hombres se sintieron superiores a ellas”.

Advirtieron “a los machistas y a quienes tienen intereses para desvirtuar la lucha feminista porque les estorba en sus privilegios, que han aprovechado el incidente para hacer escarnio de la movilización (que) sí vamos a seguir participando en todas las actividades necesarias para visibilizar el tema de violencia contra la mujer y para lograr una sociedad más igualitaria”.

Llamaron a la sociedad mexicana a dejar de ser indiferentes ante la violencia y que no esperen a que un familiar sea víctima para reaccionar y salir a exigir, justicia paz e igualdad.

El posicionamiento está firmado por 59 hombres y mujeres del colectivo quienes al final del texto aclaran haber firmado con sus apellidos maternos. “Responsabilizamos al estado por lo que pudiera pasarnos al revelar nuestra identidad”.