ACAPULCO, Gro., 13 de diciembre de 2017.- En Guerrero, el sentir popular es que las Fuerzas Armadas sigan en el combate a la delincuencia. Por eso, el argumento de la militarización del país, es un tema que utilizan algunos sectores sin fundamento, para confundir y malinterpretar esta ley, afirmó el senador Esteban Albarrán Mendoza.

De acuerdo con un boletín, la Ley de Seguridad Interior, dijo Albarrán Mendoza, trata de dar certeza jurídica protegiendo los derechos de los ciudadanos, pero también, los de las fuerzas del orden.

La propuesta de esta Ley, añadió el legislador,“marca dos objetivos muy claros: determinar con claridad los casos en los que las Fuerzas Armadas deben intervenir en afectación a la seguridad interior y la temporalidad de dicha intervención”.

Dentro del marco de la reunión de trabajo de Comisiones Unidas de Gobernación, de Defensa Nacional, de Marina y de Estudios Legislativos Segunda, para analizar el proyecto de decreto por el que se expide la Ley de Seguridad Interior, el senador Albarrán Mendoza señaló que por primera vez a lo largo de nuestra historia contemporanea, hoy el legislativo y la sociedad debaten un tema de importancia nacional: la Seguridad Interior.

Destacó que el país afronta graves peligros derivados de la delincuencia, lo que demanda respuesta de alto nivel y la participación obligada de los Poderes de la Unión, de los tres ordenes de gobierno y de acciones concertadas con otros sectores sociales.

“Hoy más que nunca, México enfrenta serios desafios en la materia que demandan acciones específicas para que el Estado actue con fortaleza, determinación y con absoluto apego a la ley, lo que hace necesario reglamentar la participación de las Fuerzas Armadas en acciones contra la delincuencia organizada”, comentó el senador guerrerense.

Dijo que la indefinición jurídica en el actuar de las Fuerzas Armadas, es una situación que debe de terminar por el bien del país, por la seguridad de las personas y por el necesario fortalecimiento del Estado de Derecho en México.

“La falta de normatividad en la materia, no sólo puede poner en aprietos a las Fuerzas Armadas, que es algo que resta seguridad jurídica a los ciudadanos, de modo que si consideramos, es una ley indispensable para las Fuerzas Armadas, pero es tanto o más para los ciudadanos”, explicó el legislador.

Recalcó que con la Ley de Seguridad Interior se trata de dar certeza jurídica protegiendo los derechos de los ciudadanos, pero también, los de las fuerzas del orden. Con esta legislación, anadió, se establecerán los supuestos y condiciones necesarias para que las Fuerzas Armadas puedan participar en el combate al narcotráfico y a la inseguridad.

Por eso, subrayó, en su reciente visita los mismo gobernadores, de diversas fuerzas políticas, son los primeros en apoyar la necesaria presencia de las Fuerzas Armadas en el apoyo a sus acciones de seguridad.

“Tan sólo, lo digo como guerrerense, el gobernador Héctor Astudillo, con franqueza y preocupación describió la situación que prevalece en Guerrero, dando cuenta de la suma de los diversos factores estructurales y de coyuntura que colocaron al estado en una circunstancia de riesgo para la seguridad del país”, concluyó el senador.