ACAPULCO, Gro., 2 de febrero de 2018.- El presidente municipal con licencia de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva Mena, acusó un linchamiento político en su contra organizado desde el gobierno del estado, luego de que el gobernador Héctor Astudillo Flores afirmara que su salida se debió a la ingobernabilidad que generó.

En entrevista para El Sur, Leyva Mena dijo que todavía considera al gobernador como su amigo, pero indicó que su relación se ha visto contaminada porque Astudillo Flores ha sido mal informado.

“Le he dicho al gobernador que soy su amigo, y que de alguna manera creo que hay situaciones en las que creo que hay comentarios a su alrededor, que creo que lo están mal informando, y creo que eso ha contaminado mucho nuestra relación, hemos estado juntos en batallas políticas y hemos salido avantes y creo que ahorita hay mucha contaminación y mucho ruido alrededor de los dos, y lo que necesitamos es diálogo para poder entendernos”.

Sobre los comentarios del gobernador de que su solicitud de licencia se dio a partir de un problema de mala administración, Marco Leyva dijo estar sorprendido pues no hay una auditoría especial a los recursos estatales y federales que manejó.

Explicó que estaba enterado que el Congreso dictaminaría a favor del juicio de revocación de mandato pero que él creía que era por el problema de la recolección de basura, y que por eso decidió separarse del cargo para “reunir las pruebas suficientes (a su favor) para enfrentar el juicio” y después tramitar su regreso.

Apuntó que se tendría que esperar a que se realicen las auditorías al Ayuntamiento de Chilpancingo “para que me pueda defender”, de lo contrario, dijo que “presumiblemente se trataría de un linchamiento político, que la verdad de las cosas no es correcto y no es el nivel”.

Del caso del ex secretario de Seguridad Pública de la capital, Esteban Espinoza Montoya, y su relación con la esposa de Astudillo Flores, expresó:

“Si yo me equivoque al afirmar que Esteban (Espinoza) era el jefe de escoltas de la señora Mercedes Calvo, pido una disculpa, pero también pido una investigación imparcial”.

Asimismo mencionó que el documento filtrado a El Sur, en el que supuestamente le informaban que Esteban Montoya reprobó los exámenes de control y confianza, es apócrifo pues no está firmado de recibido por el Ayuntamiento.

Por último, luego de que el gobernador negara que él designó a Esteban Espinoza como secretario de Seguridad, como Leyva Mena afirmó, y asegurara que fue el Cabildo quien lo nombró, el presidente con licencia recordó que la ley 281 de Seguridad pública del estado dice en su artículo 15 dice que el Ejecutivo está a cargo de la seguridad en la capital del estado.

Y agregó que reglas escritas del PRI dicen que si el gobernador y el acalde de una capital son del mismo partido, el presidente municipal “no se puede ir por la libre, todo se tiene que consultar con el gobernador, que en este caso pasó”.