ACAPULCO, Gro., 19 de noviembre de 2017.- El arzobispo Leopoldo González González llamó a modificar la realidad de la pobreza y la desigualdad social, ya que no se debe pensar que es algo que no se puede cambiar en el país porque son tentación de caminos equivocados.

“Las políticas públicas de los tres niveles de gobierno no han logrado incidir de manera suficiente en la disminución de la brecha social como estrategias de cambio. El Estudio de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza propone asumir un enfoque a partir de los Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales (DESCA). Fijar objetivos frente a políticas”.

En conferencia de prensa en la Arquidiócesis, monseñor elogió la labor que desde hace años realiza la Arquidiócesis de Acapulco como constructora de paz, sobre todo en la atención a las víctimas de la violencia y lograr familias fuertes.

Dijo que como Iglesia tienen dicha misión, porque la buena nueva del Evangelio los convierte a cada uno en aquella decisión que hizo Dios y por eso se trabaja en la construcción de paz, con el fin de darle al estado un eje transversal en todas las programaciones de la actividad pastoral.

Al preguntarle sobre la participación que tendrá la Iglesia en el Pacto por la Seguridad en Guerrero, que convoca el gobernador Héctor Astudillo, Leopoldo González reconoció que hasta el momento no tienen nada definido, ya que ahorita sólo fue una convocatoria, “estamos en trámite y entramos, ¿Por qué  no apostar a la paz? si es misión nuestra”.

Reiteró su disposición como mediador de paz para dialogar con quien sea, incluyendo a la delincuencia organizada, ya que tiene una misión abierta en la Iglesia, la cual se basa en platicar y escuchar a todas las personas, como se los indica el Evangelio, con un mensaje del bien para cada uno. “Las personas tienen una confianza especial (con la Iglesia) porque tenemos un sigilo de secreto y por eso con toda confianza pueden acudir”, expresó.