ACAPULCO, Gro., 30 de octubre de 2016.- El arzobispo de Acapulco, Carlos Garfias Merlos dijo que las autoridades deben regular a las policías comunitarias del FUSDEG y la UPOEG tras el conflicto que mantienen.

Garfias Merlos sostuvo que, si los comunitarios no favorecen a la seguridad de sus pueblos, deben estar reglamentadas, luego del enfrentamiento del pasado lunes en el municipio de Tierra Colorada, donde dejó como saldo oficial siete muertos, tal y como informó Quadratín Guerrero.

Cuestionado sobre el planteamiento del gobernador Héctor Astudillo Flores, quien dijo que es necesaria la intervención de la Federación para desarmar a estos grupos civiles armados, el arzobispo dijo que las autoridades harán lo que crean prudente.

Por otra parte, Garfias Merlos se dijo a favor de la iniciativa de ley de penalizar con cárcel el delito de extorsión. La iniciativa es impulsada por la fracción parlamentaria del partido Movimiento Ciudadano en el Congreso local, ante los múltiples homicidios que se han registrado en el puerto a causa del cobro de cuota a comerciantes.

En conferencia de prensa en la arquidiócesis del Zócalo porteño, Garfias Merlos calificó de importante esta ley y auguró que surjan políticas públicas en Guerrero, para que “de verdad inhiban” los delitos.

“Definitivamente es muy importante que se puedan tener penas más graves para quienes delinquen, yo creo que ciertamente es algo importante, que se pueda por parte del Congreso tener políticas que inhiban de todas las formas posibles la delincuencia”, detalló.

Respecto a los hechos delictivos en la colonia Progreso como el asesinato de un comerciante y la privación de la libertad de dos militares, el arzobispo reconoció el esfuerzo de las autoridades para enfrentar el crimen bajo las Bases de Operaciones Mixtas (BOM, pero insistió que además de la presencia de autoridad policíacas se debe involucrar también a la sociedad.