CHILAPA, Gro., 19 de abril de 2019.- La Procesión del Silencio, que representa el duelo por la muerte de Jesucristo, se realizó en este municipio, bajo resguardo policiaco.

En esta procesión, el obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza llamó a la población chilapense a “sacudirse el miedo (ante la violencia e inseguridad) y empoderarse de la ciudad”.

Aproximadamente a las 21:00 horas, más de 500 personas se reunieron en la Catedral de Chilapa para participar en procesión del pésame a la Virgen María, que escenifica el pasaje bíblico, según San Juan de Iglesia Católica.

Policías de la división Gendarmería, efectivos del Ejército Mexicano, la Policía Estatal y un dispositivo de Tránsito municipal, también se hicieron presentes en esta procesión, con la cual termina la jornada del Viernes Santo.

Durante su mensaje, el obispo Salvador Rangel Mendoza sostuvo que “esta procesión tiene un sentido, yo les decía que Chilapa tenía que reaccionar, Chilapa tenía que quitarse el miedo, que siempre había más gente buena que mala y, que no valía la pena que bailáramos esa  pequeña música que nos ponía la gente que estaba en contra de Chilapa. Por eso me he empeñado en todo este tiempo de estar viniendo con ustedes, darles un ejemplo de empoderarnos de la ciudad y sacudirnos el miedo”.

El mensaje del obispo se debe a que desde hace más de cinco años, Chilapa ha sido el escenario de asesinatos, desapariciones, extorsiones y secuestros por parte de grupos delictivos que se disputan la plaza para el trasiego de droga.

Rangel Mendoza agregó que “hemos progresado en la construcción de la paz y la tranquilidad, y ojalá esto vaya avanzando. Todos somos conscientes en la construcción de la paz, seguridad y tranquilidad. Se ha sembrado mucho dolor, sufriendo y lágrimas, que María Santísima nos dé ánimo para seguir adelante”.

La Procesión del Silencio salió de la Catedral, bajó por la avenida Revolución, tomó la vía de Constitución y recorrió el paseo conocido como La Estación, hasta regresar nuevamente a la Catedral en el Centro de Chilapa.

En esta procesión, el obispo fue acompañado por el alcalde de Chilapa, el priísta Jesús Parra García, algunos funcionarios municipales y trabajadores del Ayuntamiento.