* En la Casa Guerrerense se llevó a cabo la presentación del libro “Poética sin Fronteras”

GUANAJUATO.- En las activaciones de este día, en la Casa Guerrerense se llevó a cabo la presentación del libro “Poética sin Fronteras”, Los Pasos al Norte son Peregrinos Pasos, que retrata la vida de los migrantes a Estados Unidos, en la presentación participó Anthony Geist y Julieta Altamirano-Crosby.

Con el apoyo del gobierno del estado que encabeza Héctor Astudillo Flores, escritores y artistas guerrerenses participan con éxito en el 47 Festival Internacional Cervantino, en la presentación de “Poética sin Frontera”, que es la reunión de ocho poetas que escriben sobre los puntos y rayas virtuales que componen la frontera entre México y Estados Unidos, convirtiendo una barrera de desencuentros en un lugar común. Su objetivo ha sido explicar en dos idiomas lo que une a los seres humanos. Hablan de encuentros y pérdidas, de quienes migran con su carga de recuerdos a cuesta, de los que no son de allí y quieren ser de aquí o viceversa y de los que no saben de donde son.

Asimismo, en el escenario de la Plaza Guerrero se presentó Flor Andaluza, Raíz Guerrerense, obra flamenca que retrata y plasma el trabajo y la trayectoria de dos artistas en escena, como lo son Sebastián Sánchez y Raúl Salgado, bajo la dirección de la compañía y productora Akaīs Chindos.

Flor Andaluza, Raíz Guerrerense, plasma las veredas de los caminos recorridos de Raúl Salgado en un descubrimiento del folclore del estado de Guerrero y del flamenco en una manera de ensamble de piezas sobre el sentir de la danza, la música y el ritmo de las cosas que se encuentran presentes cotidianamente en la vida del andaluz y del guerrerense; las fiestas, las juergas y la alegría de la vida.

Para cerrar la noche, en el Teatro Cervantes se presentó la obra teatral “La Leyenda de la China Poblana” dirigida por la promotora, actriz, crítica y directora teatral Maricela Lara, la obra aborda la leyenda de una migrante que llegó de Asia y cruzó el Pacífico y parte de México para instalarse en Puebla, donde dejó como legado el traje nacional de las mexicanas.

Con la actuación estelar de Angélica Aragón, se presenta la historia de una migrante que en realidad era una princesa mongol, quien fue secuestrada por traficantes de esclavos y llevada a Filipinas en la Nao de China para ser transportada a la Nueva España y, finalmente, ser vendida como esclava al virrey Diego Carrillo de Mendoza y Pimentel.