CHILPANCINGO, Gro., 31 de enero de 2017.- El alcalde de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva Mena informó que después de un diálogo con la ciudadanía y el comisario de Palo Blanco, se logró que por dos días se deposite la basura en un predio de esa población.

Quadratín Guerrero informó de las acciones de protesta que han llevado a cabo los recolectores de la basura jefa, entre éstas la irrupción a la explanada del Zócalo de cientos de decenas de camionetas con desechos.

Los recolectores amenazaron con tirar los desechos en el Zócalo, si no se encontraba un lugar donde depositarlos, ya que en el basurero de la avenida Llano Grande, frente al Helipuerto los vecinos no los dejaron trabajar.

En un comunicado, el alcalde también informó que continúa el diálogo con el presidente de Eduardo Neri (Zumpango), Pablo Higuera Fuentes para establecer un nuevo relleno sanitario.