CHILPANCINGO, Gro., 11 de marzo de 2019.- El gobernador Héctor Astudillo Flores consideró que 100 días es poco tiempo para hacer una evaluación del desempeño del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, pero dijo que si algo hay que reconocerle, es su fuerza personal para avanzar en muchas cosas que prometió.

En entrevista luego de conmemorar el Día Internacional de la Mujer en Casa Guerrero, el gobernador expresó que López Obrador ha practicado los nuevos usos del poder en una ruta de austeridad y de mayor cuidado en las acciones de sus cercanos y de él mismo, así como de buena acción para lograr algo en cuanto a la seguridad, como lo es la Guardia Nacional.

Sostuvo que el presidente tiene en su ruta personal una serie de acciones que ha atendido, sin embargo subrayó que no se debe perder de vista al tema económico, pues el país requiere inversiones para generar empleos lo cual, consideró, se logrará a medida de la capacidad y apertura a la inversión.

Opinó que se tiene que pensar más en el turismo porque Guerrero es parte de ese sector; aplaudió la construcción del Tren Maya, pero dijo que estaría más contento si Acapulco o Ixtapa-Zihuatanejo figurarán en algunas de las acciones, además de que se retome el asunto de la Zona Económica Especial (ZEE).

Adelantó que en la próxima visita del presidente se anunciará una inversión de 320 millones de pesos, y le planteará invertir en obras, como el rescate del Parque Papagayo.  

Caso Fone, caminando

Con respecto al tema del Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y el Gasto Operativo (Fone), el gobernador informó que el lunes pasado el secretario de Educación Esteban Moctezuma Barragán, le aseguró que el pago a los profesores fue aceptado en la Secretaría de Hacienda por lo que ya estaba resuelto sin embargo, a cuatro días del pago de la quincena los avances han sido mínimos.

“El asunto me dicen que va caminando, yo espero que camine, porque si no camina yo ya lo dije, ya no voy a pagar, porque la incertidumbre me va a meter en un problema porque me voy a seguir autoprestando”, indicó.

El gobernador expresó que el domingo un profesor le recordó que la protesta desarrollada en Acapulco en febrero de 2014, en la que fue asesinado el profesor Claudio Castillo Peña, fue para exigir el mismo pago pues les debían cuatro meses y a partir de ahí, dijo, fue que se destinó el pago mensual extraordinario.

“Quien esté pensando que hay que estarle achacando al gobernador que es mi responsabilidad está absolutamente equivocado, no conocen el tema, demuestran ignorancia quienes estén diciendo que sea el gobierno del estado quien tenga que asumir, no conocen la historia de la lucha ni del magisterio”, abundó.

Sobre su asistencia a la presentación del Grupo de Apoyo Técnico (GAT) de la CIDH, que brindará apoyo a la Comisión para la Verdad y el Acceso a la Justicia en el caso Ayotzinapa, el gobernador argumentó que acudió porque tiene un profundo respeto a la normal rural Raúl Isidro Burgos, por lo que lo que tenga que hacer para que las investigaciones sean mejores para encontrar la justicia y la verdad lo hará con gran determinación.

Manifestó que en el acto se le acercó una persona para decirle que algún día expresó que su hijo era un delincuente a lo que respondió nunca haberlo hecho pues se dijo aliado de los jóvenes desaparecidos desde el mismo día en que sucedieron los hechos de Iguala en 2014.

“Si alguna vez se tergiverso la información de alguien que le guste andar tergiversando informaciones es muy lamentable, pero yo he sido aliado y seguiré siendo aliado de las familias, de los padres, de las mamás y de los compañeros de los jóvenes de Ayotzinapa, le tengo un profundo respeto a la escuela normal y por eso fui”, finalizó.