CHILPANCINGO, Gro., 22 de agosto de 2020.- Viridiana Ramos, es un madre de familia de la capital que en plena pandemia del Covid 19 sufre de violencia por parte de su ex pareja, ya que luego de haber vivido más de ocho años de maltrato psicológico por parte de Carlos Alberto Méndez Moreno, este le arrebató a sus dos hijas.

A pesar de buscar ayuda ante la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Contra la Mujer y de tener acercamiento con la Secretaría de la Mujer y el Ministerio Público, Viridiana sólo ha recibido amenazas por parte Méndez Moreno, quien es empleado del Palacio de Gobierno y “quien dice ser protegido del señor gobernador, Héctor Astudillo por ser trabajado de José Luis Peralta Martínez, particular del secretario de Finanzas, Tulio Pérez Calvo”.

El 21 de octubre del 2019, Viridiana Ramos y Carlos Alberto Méndez firmaron una sentencia definitiva en el tercer juzgado familiar del distrito, donde acordaron que la custodia de la hija de 11 años quedaría a cargo del padre y la niña de seis, para la madre, con visitas establecidas para ambos.

Sin embargo, el 10 de julio su ex pareja y padre de sus hijas se llevó a las dos niñas y debía regresarlas dos días después, pero hasta la fecha la niña menor no ha regresado a casa de su madre.

“Quiero hacer publica mi denuncia porque estoy desesperada por mis hijas, al señor Carlos le he estuve marcando y me ha dicho que haga lo que haga él no me va entrar a mis hijas, porque él está protegido por el gobernador, y por su jefe José Luis Peralta Lobato, de quien es chofer”.

En conferencia de prensa este sábado en el centro de Chilpancingo, Viridiana Ramos expresó “fui al Centro de Justicia para Mujeres del Estado y me sugirieron que solicitará la modificación al convenio firmado en octubre por incumplimiento por parte del padre de mis hijas. La solicitud ya le fue notificada al señor Carlos y este, me llamó amenazándome que le haga como quiera que él está protegido”. 

Agregó “quiero hacer un llamado al señor gobernador, no quiero ser una víctima más de las injusticias contra las mujeres. A usted señor Astudillo, es también padre de familia el señor Carlos hace esto porque dice que se siente protegido por usted, yo sólo le pido justicia y que se hagan las cosas conforme a la ley porque tengo el derecho de tener a mis hijas. Hice un escrito para la señora Mercedes Calvo, para pedir su intervención para que ella como mujer entienda mi desesperación, pero sólo recibí una llamada del señor Carlos diciéndome que no me desgastará que nadie me va hacer caso”.