CUERNAVACA, Mor.- 16 de septiembre de 2016. La madrugada  de este viernes, el Congreso de Morelos dictaminó el juicio político interpuesto como ciudadano, por el abogado constitucionalista Raúl Carrancá en contra del alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco Bravo.

Con 27 votos a favor, una abstención de parte de Efraín Mondragón del Partido Encuentro Social y cero abstenciones el Legislativo morelense encontró culpable al edil de Cuernavaca de las acusaciones aducidas por Carrancá.

Las causales aducidas por el controversial constitucionalista (cuyo nieto asesinó a un joven hace menos de un año y no pisó la cárcel) fueron la falsificación de documentos que comprobarán su residencia en Cuernavaca por lo menos cinco años antes de su elección, también falsificación en lo  referente a las donaciones de propiedades y no cumplir con los tiempos requeridos para su trabajo al frente del ayuntamiento de la capital de Morelos y, ante todo, subraya el documento presentado por el Congreso local, por mentirle a la ciudadanía de Cuernavaca.

El Congreso de Morelos encontró culpable a Cuauhtémoc Blanco Bravo y, tras dictaminar esta madrugada el expediente, éste fue turnado al Tribunal Superior de Justicia de la entidad; dicha notificación será entregada por una comisión nombrada por el Legislativo morelense y que está integrada por los diputados Beatriz Alatriste, Julio Espín y Francisco Moreno.

El Congreso de Morelos declaró procedente el juicio político contra el alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco Bravo, al encontrarlo culpable de acción y omisión de las violaciones al derecho positivo vigente en los siguientes artículos: primero, 108 párrafo 1, 3 y 4, 110 y 133 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; el primero bis, 134, 137 y 144 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Morelos y, el 3, 4, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15 y 16 de la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos del Estado de Morelos.

Lo anterior con el argumento de que el ex seleccionado nacional le mintió a la ciudadanía de Cuernavaca al falsificar sus documentos de residencia en el municipio, que no fue de cinco años, requisito mínimo para postularse al cargo que aún ostenta.