CIUDAD DE MÉXICO, 13 de septiembre de 2016.- Si Hilary Clinton, candidata demócrata a la presidencia de Estados Unidos, se recupera pronto, puede sacar ventaja, aunque la contienda está muy cerrada todavía.

Sin embargo con su enfermedad muestra una imagen de debilidad, resaltó José Luis Orozco Alcántar, profesor del Centro de Relaciones Internacionales de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la UNAM.

A través de un comunicado, la casa de estudios refirió que la demócrata, con 68 años de edad, y Donald Trump, con 70, rompen las reglas no escritas de los candidatos de la Unión Americana, que históricamente han rondado entre los 50 y los 60 años, recordó el internacionalista y doctor en ciencia política.

Esto es muestra de que en la campaña del vecino país los contendientes son dos personas de la tercera edad; no obstante, ella cuenta con el agravante de que Trump –que muchos al principio no pensaban que llegaría a la candidatura– se posicionó y se muestra vigoroso, con una imagen casi cinematográfica, dijo.

La nota aquí.