CIUDAD DE MÉXICO, 18 de febrero de 2019.- Ya se preveía que el Grupo mayoritario de Morena en el Senado de la República, y aliados, se impondrían en la aprobación de la minuta con proyecto de decreto que reforma, adiciona y deroga diversas disposiciones de la Constitución, en materia de Guardia Nacional.

Poco escucharon a las recomendaciones de académicos, víctimas, colectivos, expertos y organizaciones de la sociedad en modificar un mando estrictamente civil y no militar.

Con la ausencia de los senadores de oposición —PAN, PRI, PRD y Movimiento Ciudadano—, las comisiones unidas de Puntos Constitucionales y de Estudios Legislativos, Segunda, avalaron el dictamen con diez modificaciones.

Aunque se reformó el párrafo décimo del Artículo 21 para establecer que, “las instituciones de seguridad pública, incluyendo a la Guardia Nacional, serán de carácter civil, disciplinado y profesional”, la contradicción se indica más adelante del mismo apartado: “La ley determinará la estructura orgánica de dirección de la Guardia Nacional la que tendrá una Junta de Jefes de Estado Mayor compuesta por integrantes de los ramos de Seguridad, Defensa Nacional y Marina”.

Previamente, indica: “La Federación contará con una institución policial de carácter civil denominada la Guardia Nacional, responsable de las tareas de seguridad pública para la salvaguarda de la vida, la libertad, la integridad y el patrimonio de las personas, así como de la preservación de la paz pública, el orden, los bienes y recursos de la Nación”.

Y devuelve la petición del presidente de la República del polémico cuarto transitorio de establecer la colaboración de las Fuerzas Armadas en materia de seguridad pública, hasta en tanto no se integre la nueva Guardia.

Ahora, en el proceso legislativo que debe seguir el dictamen para su votación y aprobación en el Pleno en la Cámara de Senadores, este martes se dará entrada a la primera lectura y se prevé su discusión el próximo jueves.

Morena necesita 85 votos para lograr mayoría calificada y que el proyecto de reforma constitucional —hasta de mayor prioridad para el nuevo Gobierno federal— sea aprobado por el Pleno.

A los 59 senadores que tiene Morena, se suman 17: seis de PT, cinco del Encuentro Social y seis del Partido Verde, para un total de 76 votos seguros; le faltarían nueve.

La nota aquí.