TLAPA, Gro., 5 de febrero de 2014.- Cientos de indígenas me´phaa, na savi y nahua, marcharon este martes en Tlapa y  bloquearon las entradas principales para exigir al Gobierno Federal atender adecuadamente las demandas de las comunidades afectadas por las lluvias de septiembre en la Montaña de Guerrero.

Esta manifestación ocurre luego de que autoridades de los pueblos afectados urgieron a protestar porque a más de cuatro meses de la tragedia que provocó 40 decesos en la región.

La federación no ha podido proporcionar a los afectados dictámenes de reubicación, dotación necesaria de maíz a quienes perdieron sus cultivos, viviendas dignas, reparación de escuelas, alimentos de calidad, salud.

A este abandono -aunque Peña Nieto diga que todo está bien- reclamó un manifestante, se añade una  militarización de la Montaña y el intento de despojo del territorio, indicó un indígena me´phaa de Ojo de Agua, Malinaltepec.

La demanda principal del Consejo de Comunidades Damnificadas de la Montaña  (CCDM) de Guerrero es que la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, restablezca los canales de interlocución y ofresca una respuesta clara a la propuesta presentada en noviembre de 2013 por el CCDM y Tlachinollan a SEDESOL, para implementar un programa emergente de abastecimiento de granos básicos para las familias damnificadas.

El Consejo exige también que por lo menos el 3% del fondo de atención de desastres que ha sido autorizado para el estado de Guerrero, sea asignado, conforme a las acciones propuestas que han sido entregadas a la SEDESOL desde el año pasado.

Es necesaria atención en “Filo de Acatepec, El Tejocote, La Lucerna, Moyotepec, El Tepeyac y San Miguel Amoltepec, porque vivimos en precarios campamentos que hemos improvisado a las orillas de los caminos y que hasta la fecha prácticamente hemos sido ignoradas por las autoridades federales, estatales y municipales” reclamó el Consejo a través de una declaratoria difundida en el bloqueo a Puebla.

Integrantes del Consejo se quejaron de que aunque existe una propuesta presentada a la Sedesol a través del subsecretario de Participación Social y Desarrollo Comunitario, Javier Guerrero García quien habría sido designado como enlace regional en la emergencia, solo ha existido simulación o atención a medias.

“Queremos que venga  SEDATU, necesitamos reubicación en Rio San Marcos, Tilapa en pie de lucha, Enrique Peña Nieto exigimos urgentemente viviendas para la comunidad del Tejocote antes de que lleguen las lluvias”, se leyó en cartulinas durante la marcha que recorrió la ciudad y luego se dividió un contingente para la salida a Chilpancingo y otro a la salida a Puebla.

Durante las intervenciones hubo distintas quejas y demandas, desde la petición de dotación de maíz, reconstrucción de las viviendas, los sistemas de agua potable, huertos, los dictámenes de reubicación, hasta médico y enfermera para un Centro de Salud construído por el ayuntamiento pero no reconocido por los lineamientos de la Secretaría de Salud como lo denunció Adelaido Beltrán de Lagunilla Yukutuni en Metlatónoc.

Además de la demandas a la federación también hubo reclamos para el gobierno estatal y los municipales porque se está violando el derecho a la alimentación de las personas y por otro lado no hay dictámenes de reubicación para las comunidades.

Los indígenas manifestaron además que están en la defensa del territorio, contra la introducción de mineras y los proyectos que atentan contra los pueblos mientras que por otra parte existe hambre y el gobierno cierra los ojos.

“Ellos ya saben las demandas, queremos un diálogo resolutivo,  ya tienen lo que pedimos queremos respuesta concreta, no den más desayunos caducados, ni maíz picado, para nosotros no es el Plan Nuevo Guerrero ese es para los empresarios y sus grandes negocios,  basta, Enrique Peña Nieto solo ha dado láminas, no hay casas, es una falsedad del Gobierno Federal” reclamaron oradores de las comunidades.

Dice Rosario Robles que toda esta bien pero no hay comedores en todas las comunidades, no hay aulas, dan huevo en polvo que hace daño, mientras que los militares llegan y ellos si comen gallinas y huevo normal, reclamaron adherentes al Consejo en el micrófono.

Ignacio Agustín, indígena de Malinaltepec remarcó que no dejarán el territorio para que entren las mineras canadienses que ya están queriendo comprar a los líderes o colocando objetos en los territorios para ubicar donde hay minerales, ¿para qué tantos militares? Cuestionó.

Acudieron a la protesta alrededor de dos mil indígenas de municipios como Malinaltepec, Tlacoapa, Cochoapa el Grande, Metlatónoc, San Luis Acatlán, Atlixtac, Acatepec.

En las mantas que se mostraron en la marcha había consignas de petición del grano básico, rechazo al Plan Nuevo Guerrero, alto a la manipulación de la televisión y respuesta a las demandas.

Por su parte Jaime Gálvez integrante del CCDM señaló que “a pesar de los esfuerzos que hemos realizado por priorizar el diálogo y ser propositivos, la respuesta de las autoridades sigue siendo la omisión, el desdeño, el abandono y el deslinde de sus obligaciones.