CHILPANCINGO, Gro., 8 de julio de 2019.- Trabajadores despedidos del programa Prospera, marcharon para denunciar la falta de compromiso del sector Salud del gobierno federal y estatal, porque más de 231 empleados permanecen en incertidumbre laboral y no hay garantías para los próximos contratos.

Los inconformes partieron este lunes del museo de La Avispa a la Secretaría de Salud estatal y posteriormente dieron una conferencia de prensa en donde denunciaron que el titular Carlos de la Peña Pintos les dijo que respetaran los lineamientos del gobierno federal para los programas, pero no garantizó que se contrataría a 231 trabajadores.

Los empleados fueron despedidos en entre abril y junio de este año. También acusaron que el gobierno del estado no les pagó los salarios que les prometió en enero de este año.

Además piden que en la asignación de los contratos no intervenga la dirigente de la Sección 36 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (SNTS), Beatriz Vélez Núñez porque señalan que manipula los espacios para pagar sus compromisos políticos.