CHILPANCINGO, Gro., 23 de julio de 2015.- Policías estatales marcharon por segunda ocasión en Chilpancingo, ello en demanda de la destitución del secretario de Seguridad Pública, Pedro Almazán Cervantes, y el otorgamiento de prestaciones.
Los uniformados llegaron hasta la entrada del Congreso estatal, donde un grupo de compañeros antomotines los esperaban para impedir que ingresaran al inmueble. Los inconformes quieren entregar al diputado Bernardo Ortega Jiménez un documento para que los apoyen a gestionar sus demandas.
Este miércoles, los policías en paro recibieron la notificación de que 32 de ellos fueron suspendidos y se les iniciará un proceso administrativo.
Entre el resto de sus demandas está el pago de un bono de riesgo, aumento salarial, viáticos y la entrega de uniformes y equipo táctico.