ACAPULCO, Gro., 20 de febrero de 2020.- Un alemán ultraderechista, de 43 años, asesinó a nueve personas en un ataque xenófobo a dos bares en la ciudad de Hanau, Alemania. Después mató a su propia madre y se quitó la vida.

De acuerdo con el diario español El País, eran las diez de la noche del miércoles cuando Tobias R. abrió fuego en un bar frecuentado por extranjeros cerca del centro. Al primer tiroteo le siguió un segundo en otro bar, causando un total de nueve muertos.

Horas más tarde, las fuerzas especiales localizaron el vehículo con el que el atacante se había dado a la fuga afuera de un domicilio, ingresaron u encontraron el cadáver del presunto autor junto con el arma homicida y a su madre, de 72 años, también sin vida. Ambos presentaban heridas de bala.

La Fiscalía general asumió el caso por su especial relevancia y consideró que el presunto culpable manejaba ideas “profundamente racistas”, que dejó plasmadas en un manifiesto. Cinco de las víctimas eran de nacionalidad turca, confirmó la Embajada de Turquía en Berlín.

En un mensaje solemne, la canciller Angela Merkel expresó sus condolencias y confirmó que hay numerosos indicios que apuntan a una motivación “ultraderechista”, “racista” y de “odio a personas de otro origen”.

“El racismo es veneno. El odio es un veneno que existe en nuestra sociedad y que es culpable de muchos crímenes”, dijo en un mensaje televisado.

El atacante, que portaba tres pistolas, dejó escrita una carta de 24 páginas y publicó un video en el que mezcla teorías conspirativas y delirios con arengas xenófobas.

Se trata de un relato biográfico en el que arranca con su nacimiento y explica cómo empezó a sentirse vigilado por los servicios secretos, con agentes “capaces de leer la mente”. Después, entra de lleno en ataques contra diversos grupos étnicos y concluye que expulsar a las personas procedentes de esos países no es la solución, así que aboga por “aniquilar” a pueblos enteros de hasta 24 países de África y Asia.

La nota completa aquí.