CIUDAD DE MÉXICO, 20 de septiembre de 2021.- A 10 días de dejar el cargo como gobernador del estado de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo aseguró: contento, sí; satisfecho, no sabe.

“Me voy contento porque nunca termina, siempre te quedan cosas que pudiste haber hecho mejor y otras que debiste haber hecho y que no las hiciste, pero así son los ciclos en la vida”, dijo a pregunta expresa de la agencia Quadratín México.

A su salida de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), donde presentó un queja formal en contra del Presidente de la República, el mandatario reiteró que dejará el cargo contento de haber cumplido su palabra y de cerrar un periodo de seis años al frente del ejercicio de gobierno del estado de Michoacán.

El gobernador de la entidad purépecha destacó los logros que pudo concretar en obras, proyectos y acciones que “será la historia la que nos juzgue”.  Aureoles Conejo subrayó que los gobernadores de los estados representan un equilibrio que vale la pena cuidar; “que le sigan, que no le paren, México los necesita”, asentó. 

La nota completa aquí.