ACAPULCO, Gro., 4 de noviembre de 2019.- El presidente Andrés Manuel López Obrador aclaró que su mensaje en redes sociales, en el que discutió un posible golpe de Estado, fueron en respuesta al “imprudente” discurso que el general Carlos Gaytán Ochoa pronunció en las instalaciones de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) el pasado 22 de octubre.

“Surge esto también porque la declaración del general es imprudente, tiene todo su derecho, a expresarse, a manifestarse, pero si leen ustedes el texto, hay una actitud poco mesurada. Recuerdo algo que dice, hay una ideología dominante, que no mayoritaria. Un lenguaje bastante, bastante, bastante conservador, y estamos enfrentando eso también con la transformación”, comentó en su conferencia matutina, de acuerdo con la sección Política del portal Expansión.

Quadratín informó que el sábado, López Obrador publicó en sus redes sociales que cuenta con el respaldo de una “mayoría libre y consciente, justa y amante de la legalidad y de la paz”, que no permitiría un golpe de Estado, ya que el México de hoy “no es tierra fértil para el genocidio ni para canallas que lo imploren”.

Al ser cuestionado este lunes, descartó que existan condiciones para un golpe de Estado y aseguró que no hay nada que temer. “Hay que tener mucha claridad, y por eso lo de mi mensaje para que nadie esté pensando que hay condiciones para dar un golpe de Estado, no existen condiciones. Eso es lo que digo, no hay esas condiciones, para que no se caiga en esa tentación”, expresó.

El pasado 22 de octubre, el general Gaytán, quien fue subsecretario y jefe del Estado Mayor durante la administración del ex presidente Felipe Calderón, dijo en un desayuno que encabezó el titular de la Sedena, Luis Cresencio Sandoval, que los soldados se sienten agraviados en el actual gobierno, pues la sociedad está polarizada políticamente porque “la ideología dominante, que no mayoritaria”, se sustenta en corrientes pretendidamente de izquierda, que acumuló durante años un gran “resentimiento”, e incluso afirmó que las decisiones estratégicas preocupan a las fuerzas armadas porque chocan con sus valores.