CIUDAD DE MÉXICO, 3 de septiembre de 2018.- El objetivo central del sexenio del presidente Enrique Peña Nieto ha sido combatir la pobreza en sus múltiples dimensiones.

Al menos esto plantea en los resultados de la política social en su Sexto Informe de Gobierno, donde destacó que más de dos millones de mexicanos salieron de la condición de pobreza extrema y los porcentajes de la población con carencias sociales se encuentran en sus mínimos históricos.

De continuar esta tendencia, el Primer Mandatario sostuvo que México podría erradicar la pobreza extrema antes de concluir la próxima década.

Para lograrlo, el titular del Ejecutivo federal dijo que impulsó políticas públicas que apoya a los grupos más vulnerables para garantizarles factores esenciales y, al mismo tiempo, brindarles las herramientas necesarias para valerse por sí mismos.

Al rendir su Sexto Informe de Gobierno, subrayó: “no hay contradicción entre una adecuada política de asistencia social que garantiza niveles básicos de bienestar a los más desprotegidos y una política social de nueva generación que promueve la incorporación de las personas a la vida productiva”.

En la meta de México Incluyente, el Presidente de la República aseguró que en seis años ha trabajado para garantizar a los mexicanos el ejercicio efectivo de sus derechos sociales.

“Hemos buscado construir un país en el que nadie se quede atrás, un México incluyente para todas las generaciones y grupos de población”, reiteró en la lógica de que ninguna persona carezca de lo indispensable para vivir dignamente y desarrollar su potencial.

Más información aquí.