CIUDAD DE MÉXICO, 05 de septiembre de 2018.- La Comisión Investigadora  de Accidentes aéreos, presentó el avance de la investigación del percance registrado el pasado martes 31 de julio en el Aeropuerto Internacional de Durango, y el cual reafirmaron que no existió falla humana en el incidente, pese a realizar una maniobra no autorizada antes del despegue en el Embraer 190 de Aeroméxico Connect, matrícula XA-GAL que se desplomó.

José Armando Constantino, director de análisis de Accidentes e Incidentes de Aviación, precisó que conforme al avance de las investigaciones y a las distintas simulaciones realizadas, detallaron que la presencia de un tercer piloto abordo de la aeronave no fue factor determinante para que sucediera el percance aéreo.

Constantino explicó que el tercer piloto, el cual se mencionó participaba en actividades de capacitación, colaboró en el encendido de la aeronave y posteriormente fue reemplazado por el copiloto antes de realizar el despegue.

Afirmó que el incidente fue ocasionado a una micro ráfaga de viento que se infiltró en el motor derecho de la aeronave, evitando que esta tomara vuelo y provocando su caída a escasos minutos de su despegue.

El director agregó que durante las maniobras de despegue, la tripulación no recibió ninguna advertencia de peligro climatológico en sus pantallas por lo que continuaron con su labor.

Más información aquí.