SAN LUIS POTOSÍ, SLP,. 2 de febrero del 2018.- Decenas de migrantes provenientes de países como Honduras y El Salvador se encuentran sobre la carretera 57, en la gasolinera del Avión, donde piden aventón a los conductores para que los acerquen a la frontera del país.

Cargados de cobijas, carreolas, suéteres, chamarras y algunos alimentos, hombres, mujeres y niños no les importa arriesgar su vida lanzándose a la plataforma de las grandes y pesadas unidades a pesar del riesgo que esto representa. Esto y la famosa Bestia no se comparan con sus ganas de tener una vida digna.

Karen, originaria de Honduras, dijo que durante este trayecto ha sufrido hambre, frío y desdén por parte de algunas personas que no logran comprender que este viaje es en busca de una mejor vida; además de haber sido víctima de robo de unos cuantos pesos que había logrado guardar.

“La gente se molesta por nuestro paso, porque pedimos ayuda, comida, o hasta por un aventón, hay personas humanitarias, pero hay otras que no les importa si morimos de hambre en nuestro país y se enojan, nos lo dicen con sus palabras, que estemos en su país”, dijo a punto de derramar lágrimas. 

La nota en Quadratín SLP.