CIUDAD DE MÉXICO, 22 de agosto de 2019.- Sin engancharse y respetando la autonomía del Banco de México (Banxico), fue como el presidente Andrés Manuel López Obrador respondió ante las declaraciones de la dependencia sobre un atorón económico.

Este miércoles, el gobernador de Banxico, Alejandro Díaz de León, declaró que la economía del país sufre un atorón económico mayor al que se tenía previsto, debido a factores como la corrupción, inseguridad, desaceleración, falta de estado de derecho, entre otros.

“Claramente la desaceleración económica interna es mayor a lo anticipado y el entorno externo no ha ayudado”, aseveró Díaz de León.

Al respecto, López Obrador especificó este jueves desde Palacio Nacional, que respetaba las opiniones del titular de Banxico, pero prefería no opinar para no engancharse en una pelea con los funcionarios.

“Yo soy respetuoso de lo que diga el Banco de México, y de su independencia y no me voy a pelear con los funcionarios del Banco de México, no me voy a enganchar en un pleito con sus funcionarios”, destacó.

Tras ser cuestionado sobre el porcentaje de culpa que su administración tenía por dicho atorón económico, el Presidente se limitó a decir que el único que puede juzgarlo es el pueblo de México, “ya que ellos son los que mandan”.

La nota aquí.