CIUDAD DE MÉXICO, 4 de agosto de 2020. — Con el reconocimiento por parte del Gobierno Federal de la autonomía de las instituciones de educación superior que gozan de esa condición, y la posibilidad de decidir cómo regresar a sus actividades, la UNAM enfrenta con responsabilidad la situación por la que pasa el país. Al definir sus propios tiempos para volver a las aulas, la Universidad Nacional tiene la oportunidad de demostrar su importancia y validez, afirmó Hugo Casanova Cardiel.

El director del Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación (IISUE) expuso que en el caso de esta casa de estudios las decisiones han sido pausadas, con enorme prudencia, buscando el respeto al trabajo y compromiso con la sociedad, pero también la sintonía con las decisiones gubernamentales.

“Seguimos las estrategias que han sido definidas a nivel global para cuidar la salud, y esto marca una pauta para la relación entre la Universidad y el Gobierno Federal, de mutuo respeto, reconocimiento y libertad para los universitarios”, dijo, por medio de un comunicado.

Casanova Cardiel subrayó que en las universidades autónomas se concentra la mayoría de los estudiantes de instrucción superior del país, y es muy relevante que el Gobierno Federal asuma con respeto el marco de atribuciones de esas instancias. “A nosotros nos toca asumir ese hecho con responsabilidad. El beneficiario directo es la sociedad, y cuando las autoridades se expresan de esa manera nos dejan con tranquilidad”.

Al referirse a la educación híbrida o mixta, detalló que se trata de una estrategia que articula la modalidad presencial con la no presencial; ésta última tiene diferentes posibilidades, las más conocidas son las que se generan a través de las vías digitales, pero también mediante los medios de comunicación masiva, como radio y televisión.

“Es riesgoso calificarla como maravillosa, más bien podemos decir que es la mejor alternativa dentro de un contexto de mucho riesgo y vulnerabilidad social”.

La enseñanza es un hecho social e histórico, y es preciso reconocer que la UNAM, el país y el mundo se encuentran ante una suma de retos que ponen en cuestión lo que hasta ahora se ha hecho. En este contexto de emergencia sanitaria se elige la mejor alternativa o salida posible.

“Se debe asumir que la educación mixta es una solución a la que nos hemos visto forzados a entrar; es una de las opciones que tenemos y una de las mejores estrategias en esta etapa histórica y social específica”, subrayó Casanova Cardiel.

La nota completa aquí.