ACAPULCO, Gro., 29 de julio de 2019.- Al menos 52 reos fueron asesinados este lunes en un motín en la cárcel de Altamira, ubicada en el estado de Pará, al norte de Brasil, según informaron autoridades locales, las cuales precisaron que 16 de los muertos fueron decapitados. 

De acuerdo con Infobae, un portavoz de la Superintendencia del Sistema Penitenciario (Susipe) de Pará informó a AFP que se trató de un enfrentamiento entre bandas rivales, durante el cual dos guardias fueron tomados como rehenes, pero ya fueron liberados. 

Se informó que la rebelión comenzó a las 7:00 de la mañana, hora local, cuando internos del bloque A, donde se encuentran integrantes de una organización criminal, invadieron el anexo donde se alberga a miembros de un grupo rival. 

Las autoridades cerraron con llave el anexo en pleno enfrentamiento, por lo que los reclusos respondieron incendiando el pabellón. El humo invadió el edificio y causó la muerte de los prisioneros por asfixia. “Tenemos 52 muertos, entre ellos 16 decapitados. Todavía hace mucho calor dentro de la prisión, y estamos trabajando para remover los cuerpos”, indicó el secretario del Susipe, Jarbas Vasconcelos Carmo.

La Fuerza de Tareas de la Policía Militar acudió al lugar, al igual que la Justicia de Altamira, el Ministerio Público y la Policía Civil, quienes participaron en las negociaciones para liberar a los rehenes. La masacre eduró unas cinco horas.

“La unidad es vieja y alberga a dos facciones criminales (Comando Vermelho y Comando Clase A). No teníamos un informe de nuestra inteligencia que proporcionara un posible ataque de esta magnitud”, añadió Vasconcelos Carmo.