CIUDAD DE MÉXICO, 20 de diciembre de 2018.- En los últimos años, las adicciones en México se han vuelto uno de los principales temas de salud pública, pues el consumo de estupefacientes ha ido incrementando en grupos de edades que años atrás no estaban previstos, a ello se le debe sumar el debate actual por legalización de la marihuana con fines lúdicos y medicinales, lo que ha dividido a la población, y la creciente violencia que rodea el mundo de las drogas.

De acuerdo con la última Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco, la marihuana y el alcohol encabezan el consumo en la población mexicana de entre los 12 y los 65 años de edad, de los cuales apenas el 20 por ciento acude a recibir algún tratamiento.

En la capital del país se cuenta ya con una Carta Magna, declarada constitucionalmente válida por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que prevé el consumo de la marihuana con fines médicos, no obstante, la violencia derivada por la venta de drogas sigue en aumento.

En cuanto al uso lúdico de la marihuana, el tema es más complejo, según especialistas, pues ya involucra el derecho de las personas sobre su cuerpo, de ahí que la persona que decide ejercerlo, debe estar plenamente informada sobre la adicción, daños y problemas que causa a largo plazo. Además, los sistemas de salud y de gobierno deben generar las condiciones y esquemas para atender las consecuencias que deriven del consumo.

Tanto las sustancias permitidas, como las prohibidas, impactan de manera negativa en la salud, por lo cual es necesario generar las líneas de coordinación, políticas públicas y acciones sociales que se deben aplicar en los diferentes programas, tanto de instancias locales y federales, para prevenir este fenómeno, así como el esquema de tratamiento que debe colocar a la persona en primer lugar para rehabilitarla.

Según el último informe de la Comisión Nacional Contra las Adicciones, es necesario un diagnóstico actualizado sobre la situación del consumo de drogas en el país para poder desarrollar una política efectiva que impacte en el uso de sustancias ilícitas.

La institución señaló que el consumo de drogas consideradas ilegales ha ido en un aumento significativo en los últimos años, principalmente en adolescentes y mujeres, sobre todo por el uso de la marihuana.

Y el consumo de inhalables ha crecido por su facilidad de obtención; mientras que la cocaína, heroína y metanfetaminas conservan casi la misma estadística de consumo.

Dicho informe destaca que el mayor consumo de drogas ilegales se encuentra en hombres y mujeres de entre 18 y 34 años de edad, sin embargo, existe el precedente de consumo en personas de entre 12 y 17 años de edad.

El estudio arrojó, además, que cada vez la diferencia en consumo entre hombres y mujeres es menor, pues varía en pocos puntos porcentuales, lo que indica que el consumo de drogas ha superado la barrera de género.

La situación que enciende los focos rojos en las estadísticas es que son mujeres de 12 a 17 años de edad las que presentan mayor consumo de sustancias ilegales, por encima del siguiente grupo de edad, 18 a 35.

Sigue la nota en Quadratín México.