CIUDAD DE MEXICO, 30 de marzo de 2021.- La decisión de la representante de Comercio del Gobierno estadounidense de suspender todo el comercio con Myanmar es un ejemplo que otros países, y la Unión Europea, deberían seguir, junto con el refuerzo de las sanciones económicas para detener el flujo de dinero que recibe la junta militar, señaló la Central Sindical Internacional. 

Sharan Burrow, secretaria general de la CSI, ha declarado: “Los generales de la junta son asesinos de niños y asesinos de masas. Cualquier gobierno que no les plante cara, y cualquier empresa que haga negocios con ellos, es cómplice de su brutal régimen y de la muerte de cientos de personas inocentes. 

“Ya se trate de petróleo y gas, de productos básicos exportados desde Myanmar o de servicios financieros y de otro tipo, hacer negocios con Myanmar a día de hoy significa coludir con la corrupción. Hay que acabar con la complicidad, y los militares deben ser completamente aislados a escala internacional por el bien del pueblo birmano, que está pagando un precio espantoso por su valiente desafío a la junta”. 

Más información en Quadratín México