CIUDAD DE MÉXICO, 19 de agosto de 2019.- “Sin rencores, ni venganza, pese al daño”, fue lo que declaró el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, luego de ser cuestionado sobre la detención del empresario Carlos Ahumada en Buenos Aires, Argentina.

Detalló que el caso es un asunto de seriedad que pertenece a la Fiscalía General de la República (FGR), por lo que no quiso brindar mayor información, aunque afirmó que se abordó durante la reunión de este lunes con el Gabinete.

En la conferencia matutina de este lunes desde Palacio Macional, mencionó que no existe consigna de persecución a personajes que en el pasado lo perjudicaron, pues afirmó que todos deben ser tratados con respeto.

“Dejo de manifiesto que no hay consigna para perseguir a nadie, todos los que nos hicieron daño deben de ser tratados con respeto y sobretodo no deben utilizarse las instituciones para afectar a nadie”, expresó.

Resaltó que en relación al caso de Carlos Ahumada, no habrá represión, pese a que en un video de 2003, él mismo declaró que se reunió con el entonces senador Diego Fernández de Cevallos y el ex presidente de la República, Carlos Salinas de Gortari para perjudicarlo.

“No tiene por qué haber parcialidad ni represalias, digo esto en relación al señor Ahumada, él mismo confesó y es de dominio público, porque hasta video hay y él mismo confesó que se reunió con Salinas y Diego Fernández de Cevallos pero no tengo intención de vengarme”, sentenció.

López Obrador aseguró que en ningún momento su gobierno ni él personalmente buscará la venganza, ya que eso genera odio y su administración busca la pacificación en el país: “No hay consigna para perseguir a nadie… nada de rencores, nada de venganza”.

La nota aquí.