ACAPULCO, Gro., 16 de septiembre de 2016.- El delegado con funciones de presidente del Comité Directivo Municipal del PRI, Fermín Alvarado Arroyo, indicó que a un año de la administración del perredista Evodio Velázquez Aguirre, el balance es desfavorable en materia de finanzas, servicios públicos y seguridad.

Entrevistado durante un encuentro con integrantes de la organización Plataforma Guerrero 8020, en el hotel Crowne Plaza de Acapulco, Alvarado Arroyo dijo que el presidente Evodio Velázquez y su equipo de gobierno tienen la oportunidad de “hacer un alto en el camino y revisar qué de las cosas que han hecho no les han salido bien”.

Dijo que para su partido es importante que Acapulco tenga mejores gobernantes y que sobre todo “la ciudad no se detenga y mucho menos dé pasos hacia atrás en materia de desarrollo económico, social, material y servicios públicos, incluso hasta el desarrollo político y cultural”.

Consideró que estos 12 meses que pasaron fueron “un año perdido para el desarrollo de Acapulco y de los acapulqueños con el gobierno de Evodio Velázquez Aguirre” ya que no se vieron acciones en prevención del delito y la delincuencia.

Tampoco en materia de servicios públicos porque “CAPAMA es la hora que no encuentra el rumbo y desde luego son cada vez más deficientes la calidad de los servicios públicos en la ciudad de limpieza, iluminación, y conservación y mantenimiento de parques y calles”.

Asimismo señaló la falta de acciones contundentes para el mejoramiento de la infraestructura turística y capacitación de prestadores de servicios turísticos. “Y sobre todo de promoción, no se ven los resultados del viaje que hizo a París, Francia en materia de promoción”, comentó.

También mencionó la innecesaria creación de la dependencia Zonatur: “¿De qué sirve tener un área como Zonatur si al final no va a dar el mantenimiento y la conservación que requiere la zona turística?… En mejoramiento de la imagen urbana turística no hizo nada, es decir, en un año, Evodio con Zonatur y todo su gobierno no hizo nada, no movió ni un letrero ni un espectacular”.

Finalmente, aseguró que la solicitud de un préstamo de 158 millones de pesos para gasto de operación del Ayuntamiento de Acapulco, refleja que el gobierno del perredista “no hizo la tarea en materia de reestructuración administrativa y de reestructura financiera del municipio que le evitara al cabo de un año el tener que solicitar más de 150 millones de pesos para seguir endeudando al municipio, a los acapulqueños”.