ACAPULCO, Gro., 14 de mayo de 2019.- El integrante de la Pastoral Social, el sacerdote Jesús Mendoza Zaragoza advirtió que ante vacío de autoridad por parte del Estado, seguirán apareciendo grupos de autodefensa, e incluso grupos del crimen ocuparán los vacíos que la autoridad ha dejado.

Sugirió reconstruir la paz en Xaltianguis a partir de una consulta entre su población del tipo de seguridad que quieren con la ayuda del Estado para cubrir sus necesidades.

El sacerdote acudió a la presentación del Índice de Paz en México 2019, en el cual ubicó a Guerrero entre las cinco entidades con mayor número de homicidios.

En declaraciones al concluir la presentación dijo que “de dónde proceda (la seguridad) es secundario, sea del Estado, de grupo de autodefensas, como los que hay en Xaltianguis o incluso si vienen del crimen organizado”.

A lo dicho por el gobernador Héctor Astudillo, de que los grupos de civiles armados que se disputan el control de Xaltianguis, tienen intereses distintos al bien de la comunidad, Mendoza Zaragoza opinó que tales grupos, al igual que el Estado, no han conseguido la paz que la población necesita.

“Después de todo se percibe que hay otros intereses más allá de la comunidad y tanto de los grupos de autodefensas, como del mismo gobierno. Creo que el tema de la seguridad tiene que desarrollarse con un enfoque comunitario y con la participación de la gente, que se sienta consultada y escuchada, que la gente aporte su parte”, dijo.

Jesús Mendoza indicó la presencia de grupos de civiles armados en las comunidades se debe a la ausencia del Estado, pues “adquirieron cierta legitimidad y es necesario que sea la comunidad la que asuma en sus manos esa tarea. Hay que dialogar con ellos y de esa manera ir encontrando formas de que la seguridad sea garantizada y que esos grupos dejen las armas. Sí es el camino y de esa manera podremos encontrar formas en las cuales participe la gente, y el Estado ponga su parte para que haya comunidades seguras”.

Coincidió con lo propuesto por el arzobispo de Acapulco, Leopoldo González González, quien propuso realizar una consulta en las comunidades para reconstruir la seguridad.

“El gran problema es la ausencia del Estado”, dijo y añadió que estando ausente la seguridad la toman otros, sean grupos civiles o grupos mafiosos.

Expresó que la presencia del Estado, debe ser distinta pues si sólo lo hace a través de la fuerza pública, ésta no será suficiente.

“La gente debe ser consultada para que, a partir de esas consultas comunitarias, el Estado, junto con la gente, vayan tejiendo respuestas a lo que la gente necesita en términos de seguridad y así, puedan construirse mecanismos de seguridad”, opinó Jesús Mendoza.