ACAPULCO, Gro. 22 de febrero de 2018.- El comandante de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) en la comunidad de Xaltianguis, Ernesto Gallado Grande, confirmó que agentes de la Procuraduría General de la República (PGR) y de la Marina llevaron a cabo una operación para detenerlo.

Quadratín Guerrero informó que, según versiones, efectivos a bordo de una veintena de patrullas acudieron a la localidad a desarmar a los policías comunitarios y arrestar al comandante de la UPOEG, pero al no encontrarlo detuvieron a otra persona, por lo que los pobladores retuvieron a un agente de la PGR.

“El problema que se presentó es que vino la PGR en compañía con la Marina a hacer un operativo, su objetivo principal era yo, detenerme, gracias a que teníamos a un familiar enfermo yo estaba afuera de la casa y solamente dejamos a un muchacho, no fui detenido, ellos entraron, se tocó las campanas, el pueblo reaccionó”, relató.

Ernesto Gallardo acusó que la operación en su contra se debe a la colusión entre el gobierno estatal y el grupo criminal Los Ardillos.

“Qué casualidad que después de hacernos el ataque en Buenavista de la Salud que han negociado con el gobierno para que nos desarmen y quedarse con el corredor, este operativo queda evidente y se da por hecho que ellos tienen trato con este grupo criminal”, dijo.

El líder comunitario narró que los uniformados acudieron esta madrugada al domicilio de sus suegros, “llegaron tumbando puerta, robaron, se llevaron cosas de valores y la otra, exijo que se me aclare de qué se me acusa, también que me presenten todas sus investigaciones, exijo que los ministerios públicos que vinieron y si hay un juez federal, que dé la cara, sino pediremos al gobierno estatal y federal que nos lo presente”.

Indicó que durante la operación los agentes nunca presentaron una orden de aprehensión, sólo una de careo por enriquecimiento ilícito, sobre lo que aseguró: “no tengo ni casa, ni cuenta en el banco por eso pedimos que se nos aclare”.

Sobre la persona que fue detenida en su lugar explicó que es su ahijado y que “no tiene nada que ver con la policía comunitaria”, además de que ya fue liberado y devuelto a sus familiares.

“Hemos pedido el diálogo por el policía de la PGR retenido, se le bloqueó y aventaron la camioneta blindada, así como la Marina y realizaron disparos, así como bombas molotov para abrir pasó y dañando varios vehículos, incluyendo mi vehículo”, acusó.

Asimismo amagó con no liberar la carretera México-Acapulco, que lleva 11 horas bloqueada, hasta que “el gobierno federal nos dé la cara y nos aclare todo lo que está aconteciendo”.

En el lugar se encuentra el coordinador estatal de la Policía Federal, David Portillo Menchaca, acompañado de un escolta y personal de la Secretaría de Gobernación, para negociar la liberación del agente de la PGR que mantienen retenido los comunitarios.