CIUDAD DE MÉXICO, 30 de abril de 2019.- Aunque hace dos años, en 2017, disminuyó la cifra de niñas, niños y adolescentes repatriados de Estados Unidos, no acompañados en situación de riesgo, que ingresan por la frontera del estado de Sonora, el Sistema DIF estatal señala que coincide con la llegada del actual presidente Donald Trump, por lo que pudieron buscar diferentes rutas como Tamaulipas.

De acuerdo con el oficio DG/OF/0888/2019, fechado el 12 de abril del año en curso y titulado 2019: año de la megarregión Sonora-Arizona, detalla que tan sólo en el municipio de Nogales, en la misma entidad se atendió en 2016 un total de dos mil 500 menores.

El aumento se compara con la cifra con años anteriores, cuando en 2015 se registraron dos mil 446 y en 2014 dos mil 521, siendo la mayoría de ellos mexicanos, varones y adolescentes entre 15 y 17 años de edad; aunque también en menor media mujeres adolescentes.

El documento remitido en respuesta al Senado de la República, en atención a un punto de acuerdo aprobado por la Comisión de Asuntos Fronterizos y Migratorios, detalla que el programa Camino a Casa del Sistema DIF Sonora se inscribe en la Estrategia de Migración Infantil no Acompañada, que opera a su vez el sistema nacional, desde 2004, en San Luis Río Colorado, Nogales y Agua Prieta, con la apertura de un albergue para atención para migrantes menores no acompañados o separados de sus familias.

“México es un país de origen, tránsito y también destino de personas migrantes. Este importante flujo migratorio está constituido principalmente por personas procedentes de Centroamérica, sobre todo del denominado Triángulo del Norte: Honduras, Guatemala y El Sal Salvador”, reza el informe.

Considera a la migración como un fenómeno que cambia constantemente e influye en gran medida las condiciones socioeconómicas que se viven en otro países, principalmente a la violencia o pobreza extrema.

De la misma manera, subraya que las rutas que siguen las personas en situación de migración cambian constantemente. Es por ello que los flujos migratorios pueden moverse de un lado a otro de la frontera entre México a la Unión Americana.

Sigue la nota aquí.