CHILPANCINGO, Gro., 22 de febrero de 2017.- El secretario de Fomento y Desarrollo Económico de Guerrero, Álvaro Burgos Barrera, reconoció que la violencia e inseguridad han dañado la economía del estado, pero aseguró que el cierre de negocios en algunas ciudades no se debe precisamente a la delincuencia, sino a que los empresarios “consideran que ya no es negocio seguir en esa actividad”.

Entrevistado después de reunirse con integrantes del grupo empresarial Coparmex de Chilpancingo, Burgos Barrera aceptó que la violencia e inseguridad afecta a la economía de la entidad “de forma recurrente”, y señaló al municipio de Taxco como el caso más reciente.

Pese a esto, dijo que la dependencia a su cargo “no tiene un padrón de los negocios cerrados” y tampoco se conoce el porcentaje de la afectación en todo el estado.

En el encuentro con empresarios, el presidente de la Coparmex Chilpancingo, Adrián Alarcón Ríos denunció ante el funcionario que la situación de seguridad no ha mejorado en Guerrero y que los empresarios siguen siendo vulnerables a la delincuencia.

El líder empresarial reclamó a Álvaro Burgos que a la Coparmex no haya llegado ningún proyecto institucional, por lo que pidió la integración de un órgano colegiado que vigile y regule los recursos federales de los proyectos productivos, para que se entreguen aquellos que sean viables y legítimos de apoyar.