CHILPANCINGO, Gro., 22 de enero de 2020.- El obispo de la Diócesis Chilpancingo- Chilapa, Salvador Rangel Mendoza indico que la muerte de los 10 músicos indígenas de Alcozacán es por un problema de tierras y deslindó a los grupos delictivos Los Ardillos y Los Rojos de crimen.

En entrevista en la sede de la Diócesis en el Centro de Chilpancingo, Rangel Mendoza indicó que el principal problema en ese lugar es por la disputa de predios y llamó a que las autoridades investiguen bien el caso.

“Yo lo que puedo decir es que periodísticamente están hablando de dos grupos, Ardillos y Rojos, yo les puedo decir que ahí no es cuestión de narcotráfico es un tema de tierras”, sentenció.

Incluso, dijo que las autoridades se han equivocado en algunas precisiones que señalan esa zona como violenta.

“Ustedes saben que hace poco el que estaba de encargado de Derechos Humanos a nivel nacional, Luis Raúl González Pérez, presentó un informe sobre la situación de violencia en Chilapa que yo desmentí, si ese informe hubiera sido hace dos años pues todavía se creería, pero ya no es la misma situación, ustedes vayan a Chilapa y verán qué clima de paz hay y qué clima de tranquilidad”, afirmó.

La tarde del pasado viernes, el grupo Sensación Musical integrado por 10 músicos, regresaban a su comunidad luego de hacer una presentación en Tlayelpan el jueves, cuando fueron atacados presuntamente por integrantes de Los Ardillos en la carretera Mexcalcingo-Tlayelpa.

Las víctimas eran indígenas de la comunidad nahua de Alcozacán, todos hombres que tenían de 15 a 47 años de edad.

Quadratín informó que derivado de las investigaciones tras el asesinato, la Fiscalía General del Estado (FGE), señaló como probables responsables de estos hechos “a una célula compuesta por seis sujetos del grupo delictivo que opera en esa zona y son conocidos como Los Ardillos”.